La austeridad presupuestaria y salarial: el camino equivocado.

Conviene, en primer término, desvelar el lenguaje tramposo e interesado contenido en el término “austeridad”. El capitalismo, en general, y el modelo de producción y consumo vigente en Europa, en particular, no son austeros, sino despilfarradores. Se alimentan de una utilización masiva, imposible de sostener, de recursos naturales no renovables y en un crecimiento de la demanda capaz de absorber y dar salida a un aumento continuo de las capacidades productivas. La desbordante expansión de las finanzas que abrió las puertas a una economía basada en la deuda, hasta el estallido del crack financiero, tampoco respondió al paradigma de la austeridad….

https://fernandoluengo.wordpress.com/2019/05/10/razones-para-rechazar-las-politicas-de-austeridad/#more-829

Desigualdad y concentración de riqueza.

En los últimos años sobre todo han proliferado un sin fin de informes y estudios sobre la desigualdad, advirtiendo de su aumento y enquistamiento en niveles elevados, así como de las negativas consecuencias que tiene sobre el normal funcionamiento de las economías. Trabajos que no sólo proceden de las izquierdas y los enfoques críticos; también de instituciones tan venerables como el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. https://fernandoluengo.wordpress.com/2019/11/18/la-desigualdad-la-quintaesencia-del-capitalismo/

Capitalismo, trabajo y empleo.

¿Qué dice y qué oculta la tasa de desempleo?

La tasa de desempleo oficial aporta, por supuesto, una información muy relevante: ¿Cuántas personas en edad de trabajar y que buscan activamente un empleo, lo consiguen? Mientras que el pensamiento económico convencional sostiene que la moderación y la flexibilización de los salarios (a la baja) permite aumentar el nivel de ocupación, reduciendo sustancialmente o eliminando el desempleo, la realidad es que, a pesar de vivir un largo periodo de represión salarial, se ha mantenido, con importantes diferencias entre países, en cotas relativamente elevadas. Sigue leyendo (Fernando Luengo)

Necesitamos otra mirada en economía

El economista convencional pretende situarse profesionalmente como neutral, un técnico que usa herramientas objetivas, que dan lugar a un razonamiento asimismo objetivo. Pretende que los juicios de valor queden fuera del análisis, aunque en realidad lo impregna y condiciona hasta la médula.

Las visiones críticas se preguntan sobre las causas de las crisis económicas cíclicas, del desempleo y el infraempleo estructural, el aumento de la desigualdad, la existencia de un Norte y un Sur, el funcionamiento oligárquico de los mercados…
Estas no son preguntas relevantes para la economía convencional, cuya mayor preocupación está en las condiciones que hacen posible el equilibrio al que conducen automáticamente los mercados y los factores que lo perturban.

Esta y otras falacias serán discutidas en los debates que hoy comienzan, con la sesión: «Necesitamos otra mirada en economía».

Otra Economía es posible y necesaria

El 8 de Octubre y hasta el 11 de febrero, se inicia en las dependencias de la casa de cultura y participación ciudadana de Chamberí (Madrid), un curso de economía o como prefiere Fernando Luengo, profesor de economía y presentador del evento: “Espacio de debate”El curso, que lleva por título “Otra economía es posible y necesaria” contará con nueve programas (Uno cada quince días) y será retransmitido en streaming por la educaciónpública.es. Las sesiones serán grabadas y podrán ser visualizadas por los interesados en la página web de la educaciónpública.es
En estos programas, Fernando Luengo y sus invitados tratarán de confrontar los postulados de la llamada “economía convencional” frente a lo que él denomina “economía crítica”.