A MAS INTEGRACIÓN MENOS INCLUSIÓN. UNA LEY PARA EL PASADO

Cuando hace algún tiempo construíamos un edificio, a menudo no pensábamos en la diversidad de personas que tenían que acceder a él. Así, lo dotábamos de una escalera que impedía el acceso a las personas en silla de ruedas y en consecuencia, el constructor se veía obligado a adaptar el edificio a posteriori dotándolo de una rampa, cuando se podía, o de una sillita que circulaba por un carril y subía a la persona, esto es lo que llamamos una adaptación y tiene una connotación integradora. Ultimamente, los constructores diseñan los edificios dotándolos de rampas que pueden ser utilizadas por todos. Diseñar para todos tiene una connotación inclusiva.

Hemos de decir que, aunque en su redacción, el proyecto de ley de educación recientemente llevado al congreso por el gobierno (LOMLOE) empieza bien en la exposición de los motivos, después se diluye entre las versiones de leyes anteriores y el proyecto de ley, globalmente, no nos parece en absoluto inclusiva y lo decimos por dos razones fundamentales:

1.- Si la LOE y posteriores modificaciones no lo eran, la LOMLOE no puede serlo desde el momento que no modifica los principios fundamentales en los que se fundamenta la inclusión.

2.- El espíritu de la ley pretende ser principalmente integrador con matices que directamente segregan al alumnado:

– Etiqueta al alumnado a sabiendas que el alumnado es diverso.

– Adapta su currículo en vez de diseñar un currículo universal  y flexible en el que quepamos todos.

– Adapta la evaluación para unos pocos en lugar de flexibilizarla para todos.

– Forma una parte del profesorado, en vez de formar al conjunto del profesorado para que pueda atender a la diversidad.

– Suministra Recursos específicos, utilizables solamente por los destinatarios de los mismos y que no han sido filtrados por el prisma de la Accesibilidad Universal.

– Coloca al alumnado en espacios diferenciados cuando uno de los principios de la inclusión es compartir los espacios comunes.

– No garantiza la participación en los consejos escolares de los más vulnerables.

– No incluye ninguna novedad para favorecer al ecosistema y reducir la huella ecológica, como la implantación del libro digital, teniendo en cuenta que esta herramienta es mucho mas inclusiva que el libro tradicional.

Por otra parte, la LOMLOE trata la inclusión como si fuera únicamente los alumnos con NEE a los que hubiera que incluir y asocia las NEE a los alumnos con discapacidad (Artículo 73). En definitiva la inclusión equivale a incluir a los alumnos con discapacidad.

A nuestro modo de ver, la ley comete otro error al considerar que todos los alumnos con discapacidad son iguales cuando la diversidad es común en todo el alumnado y les aplica la misma medicina: “Las NEE”, mediante medidas integradoras, las cuales en la mayor parte de las veces producen “discriminación positiva”.

Las Necesidades Educativas Especiales no deben ser únicamente para los alumnos con discapacidad sino para todo el alumnado que las necesite. Habrá incluso alumnos con diversidad funcional que necesiten en menor medida las NEE que otro alumnado que no esté etiquetado como tal.

También nos encontramos con el problema de los recursos. No todos los recursos son iguales. Esta indefinición provoca ambigüedad. En cualquier caso y sean los que sean, los recursos, siguiendo el criterio de la Accesibilidad Universal, en la medida de lo posible, deberían poder ser utilizados por todo el alumnado.

En definitiva, nos encontramos con una ley, que huye de la inclusión, que pretende ser integradora a base de parches y sin la argumentación que podría haber obtenido de metodologías como el Diseño Universal de aprendizaje.

En consecuencia proponemos enmiendas que le den a la ley un espíritu inclusivo, basado en la accesibilidad Universal y el DUA (Conceptos a los que la ley alude pero a los que no utiliza como argumentación en ninguno de sus apartados) anulando o modificando esas medidas integradoras o que directamente producen segregación.

En los próximos días, en sucesivos artículos, trataremos de argumentar en que consisten estas enmiendas que le pueden dar a ley ese carácter inclusivo.  

Tenemos la oportunidad de hacer algo diferente e innovador, solo necesitamos ser valientes y tener voluntad política para hacer una ley con futuro.

Laeducacionpublica.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *