Lo siento, lo siento mucho.

José Luis, un médico que trabaja en un hospital público, entra en el box. Tiene que cumplir con lo que considera una obligación desagradable.

Es el tercer infectado al que, en el día de hoy, va a decirle lo mismo. Los dos anteriores han posibilitado que le resulte más fácil pasar el mal trago, y que la situación sea progresivamente menos embarazosa, al haber perfeccionado un discurso, en el que procura que aparezcan el menor número de aristas posibles.

José Luis se acerca con una sonrisa y cierta lentitud. Ya están frente a frente

-Me resulta extremadamente molesto tener que tomar semejante decisión, pero en bien de todos, no tengo otra solución que elegir la persona que debe entrar en la UCI y, en función de su edad y su historial clínico, al existir otro paciente más joven que Ud., que tiene, por tanto, más posibilidades de vivir, mi obligación ética es ayudar a la naturaleza, y conseguir que sobreviva el mayor número de pacientes. De acuerdo con las tendencias que nos indican los datos con los que contamos actualmente, y que definen claramente los grupos de riesgo, no me queda otra opción que tomar la decisión lógica a la que el análisis de los números nos conduce inevitablemente.

Da un paso más para despedirse del paciente, pero una voz le hace volver la cabeza.

Enfermera: – Doctor, doctor. Le buscan. Hay otro caso similar.
José Luis: – Un momento por favor.
Vuelve hacia el paciente y acercándose a él, coge una mano entre las suyas, y reitera:

Lo siento, lo siento mucho. Créame.

(En Madrid desde 2002 se ha reducido el mantenimiento de los Centros públicos sanitarios en un 77%. Por contra los gastos en Conciertos con Empresas Sanitarias han crecido en 700 millones, inversión que supone 8 veces más que en los Centros Públicos.

En la Comunidad de Madrid durante los gobiernos del PP, se eliminaron 3000 camas hospitalarias en la Sanidad Pública y se despidieron a 3220 trabajadores.)

Enfermera: -Doctor, le reclaman.
José Luis: -Ya voy, ya voy. ¿No ve que no se pueden hacer dos cosas a la vez?

José Luis abandona al enfermo. La mujer aviva el paso y mira al doctor. José Luis tiene que alargar el suyo para poder seguir a la enfermera.

(“La cláusula del 1%”. Así tilda el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón al “artilugio” creado por la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y su círculo de confianza con el fin de extraer dinero público de la construcción de obra pública, en especial hospitales y carreteras, y desviarlo a las arcas del PP.)

@porcomando twitter

#PorLoPublico

Comandoporlopublico@gmail.com correo

COMANDO POR LO PÚBLICO nació porque creemos imprescindible denunciar lo injusto, la no equidad, la discriminación (tanto positiva como negativa), a la que lleva, inexorablemente, la privatización de lo público ¡Únete!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *